Mi familia y yo viajamos por turismo a Moscú en Semana Santa de 2015. Estuvimos 4 días y al principio nos preguntábamos si

serían suficientes para ver gran parte de tan maravillosa ciudad. Sin duda fueron más que suficientes. Nuestro guía Nikolay nos llevó a los más recónditos rincones de la ciudad y a los más emblemáticos, acompañado de las más completas explicaciones en un perfecto español. No omite detalle alguno de la historia de cada monumento, iglesia, museo o edificio, ni si quiera al dar su visión de la ciudad que, por supuesto, aporta una perspectiva interesante de conocer. Además, es verdaderamente amable y servicial, ya que es flexible a la hora de responder a cualquier petición respecto a cualquier modificación de la ruta turística. Sin duda estamos encantados de haber contado con él para haber conocido la práctica totalidad de Moscú en tan poco tiempo.

Desde Madrid (España), un abrazo muy fuerte