Ya de regreso y muy contenta con haberte conocido y disfrutado, paso a contar tu magnífico trabajo de guía de turismo en Moscú.

Desde el mismo momento que aterricé me sentí segura de que te iba a encontrar para poder junto a mi familia conocer una ciudad tan grande, casi imposible de medir y recorrer sola y fue allí donde nació la seguridad de saber que lo haríamos bajo tu tutela. Con tu coche me llevaste a mi alojamiento y tuviste un gesto que demostró tu calidad. Me comunicaste por celular con mi hija y yerno que habían llegado a otro aeropuerto porque venían de otro país, y fue emocionante hablarnos ya en Moscú y vernos unos minutos dspués.

Ese fue el comienzo de tu calidad y luego lo demostraste al cumplir con todo lo prometido al pie de la letra: Visitas sin hacer cola, viajes al interior y en Moscú siempre bajo tus amplios conocimientos históricos, tu paciencia y buen trato para detallar datos y lugares y además tu gentileza de mimarnos con chocolates y bebidas.

Si tendría que califarte como en el colegio te pongo 10 puntos. Nos cuidaste, nos protegiste, nos supervisaste y aconsejaste para movernos solos cuando terminaba tu día con nosotros que nos sirvió para ajustar precios y gastos. Un lujo tu persona, tu castellano perfecto, tu seriedad y tu compañía. Cuando recuerde siempre Moscú será acomapañada por el guía Nikolay Borkovoy. Un joven guía excepcional.

Martha Wolff