Ha sido un fin de semana inolvidable en Moscú gracias a que Niko, nos ha mostrado su ciudad de una manera fantástica;

hemos aprendido de su cultura sus monumentos, su cocina, todo adaptado a nuestro ritimo. Niko ha sido un encanto, habla perfecto español, se ha preocupado de nosotros en todo momento, incluso nos dejó un teléfono móvil por si necesitábamos cualquier cosa en cualquier momento ( aunque estuviéramos fuera del horario contratado). Un 10 de guía, que si algún día volvemos.... espero que si , seguro llamaremos.